Cortinas y estores. Convierte la luz en magia.

Un elemento muy importante en nuestras habitaciones es la presencia de cortinas y estores en las ventanas. Funcionan como un elemento decorativo pues cuando están cerradas ocupan todo el espacio de los ventanales y atraen las miradas. Las cortinas y estores, además, nos proporcionan intimidad frente a nuestros vecinos y nos ayudan a controlar y matizar la cantidad de luz que entra por las ventanas. Puedes encontrar cortinas y estores en colores y estampados muy variados, para que no te sea difícil encontrar el que mejor combine con la decoración de tu hogar.

¿Qué son las cortinas y los estores?

  • Cortinas: son piezas de tela que se disponen colgadas de una barra y caen hacia el suelo cubriendo la ventana. Tienen una marcada línea vertical y se abren tirando de ellas hacia los lados.
  • Estores: se sostienen también en la parte superior de la ventana, pero se sitúan en horizontal y para abrirlos y cerrarlos llevan dos cuerdas que nos permiten enrollarlos hacia arriba y desenrollarlos hacia abajo.

¿Cómo se fabrican las cortinas y estores?

Las cortinas se fabrican con telas que pueden ser de muy distintos tipos y distinta opacidad. Desde cortinas muy livianas que dejan pasar la luz hasta cortinas de telas muy gruesas que están pensadas para ser opacas. Se utiliza el lino, el agadón y los materiales sintéticos.

  • Cortinas de telas vaporosas: son perfectas para dejar pasar la luz en zonas oscuras consiguiendo así una habitación cálida y acogedora.
  • Cortinas de telas opacas: hacen de pantalla frente a la luz natural y proporcionan un entorno de descanso. No es raro que en una habitación se dispongan los dos tipos de cortina superpuestos para cubrir las dos funciones.

Los estores se pueden fabricar en tela o mediante listones de madera o bambú. Encajan muy bien en ambientes minimalistas.

  • Estores de tela: dejan pasar más la luz.
  • Estores de bambú: resultan más opacos. Consiguen regular la cantidad de luz que nos llega.

¿Dónde colocamos cortinas y estores?

Los estores son más habituales en espacios pequeños o en zonas donde hay un elemento de mobiliario junto a la ventana. Son muy útiles junto a las mesas de estudio porque ayudan a controlar mejor la intensidad de la luz que nos llega.

Las cortinas lucen más en espacios grandes y suelen estar reservadas a salones y dormitorios, tamizan mejor la luz y las hay en preciosos estampados que dan a tus habitaciones un toque mágico.